• Alicante Royal Cup

Bandera azul

Que un alicantino diga que Alicante tiene las mejores playas del mundo no tiene ningún valor. Pero que voy a hacer si es verdad. Cuando uno viaja, compara. Y ya saben, “unos tienen la fama, y otros cardan la lana”. Me explico, cuando estuve en Río de Janeiro visité, entre otras cosas, la famosa playa de Copacabana. Si la conocen, seguro que la recuerdan. La enseñan como una joya, y lo es, pero nada tiene que envidiar la playa de San Juan de Alicante. Incluso en nuestra playa a diferencia de aquella entras en el mar desde la misma altura que la arena y no pierdes fondo enseguida.


La costa alicantina se caracteriza por tener playas arenosas, pequeñas calas donde los pinos buscan bañar sus raíces con el mar y recovecos dispares accesibles no sólo desde el mar sino también desde tierra, que hacen de la provincia de Alicante un destino ideal para disfrutar del mar y del baño. Y de sus aguas transparentes, de las que disfrutar de sus fondos arenosos o rocosos.


Hace unos días mi hijo Carlos me dijo que quería ir con sus amigos a la isla de Tabarca, otra joya de la costa alicantina, para - entre otras cosas - tirarse de uno de sus acantilados. Acantilados pocos, la isla es plana, le dije. Tabarca tiene muchos otros alicientes, pero ese no es uno de ellos. A pesar de esto, ahí está haciendo planes con su pandilla para ir a Tabarca. “Juventud, divino tesoro”, que escribió el poeta Rubén Darío pero por otros derroteros. Carlos sabe que he ido mucho - e iré - a la isla de Tabarca y que a su edad fuimos varias veces de acampada junto a la Torre de San José, extramuros del pueblecito amurallado, cuando aún se podía, aunque nunca pudimos clavar las piquetas de la tienda de campaña porque el suelo estaba muy duro ó era rocoso y dormíamos al raso en la orilla del mar sobre “colchones” de algas debajo del saco de dormir, hasta que la marea subía y teníamos que buscar acomodo en tierra firme. A esa edad, todo es posible.


Pero sí hay acantilados altos y orgullosos a lo largo de todo el litoral alicantino. Por ejemplo, en las calas de la Granadella ó en la de Ambolo en Jávea; en el cabo La Nao; ó el gran salto de Benitatxell; ó en el Cabo Portet, en Moraira; en la cala del Mascarat, en Altea; … Siempre le digo una obviedad, me dirán ustedes, que si ha de saltar de gran altura que compruebe que cae en el mar y no sobre roca, las consecuencias sobre su integridad física podrían ser dramáticas. La seguridad es lo primero. Los que tienen ó han tenido hijos jóvenes me entenderán más. Veo a Carlos en la piscina con sus amigos, con su hermana Myriam, haciendo “saltos mortales”, piruetas y otros brincos cada vez más difíciles, que toda precaución es poca.


Bandera Azul es el título de este artículo y ahora verán por qué. Todo está relacionado. Los municipios que tienen banderas azules reciben con ellas un reconocimiento y un galardón que - desde 1987 - otorga anualmente la Fundación Europea de Educación Ambiental a playas y puertos si cumplen determinadas instalaciones y condiciones ambientales sobre la calidad del agua, la seguridad, la prestación de servicios generales y la ordenación del medio ambiente.


España está a la cabeza del ranquing mundial con Banderas Azules en sus playas, seguida a mucha distancia de Francia con sus territorios de ultramar y de Turquía en tercer lugar. España también está a la cabeza en el número de puertos y de barcos con banderas azules.


La Comunidad Valenciana es la comunidad autónoma de España que tiene más banderas azules. Y en concreto, en Alicante capital las tienen las playas del Postiguet, de San Juan, de la Albufera y del Saladar Urbanova.


En el Jurado participan además las Agencias de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y para el Turismo, la Federación Internacional de Salvamento y Socorrismo, la Agencia Europea de Medio Ambiente de la UE, la Unión Europea para la conservación de las costas, la Unión Internacional para la conservación de la naturaleza, un experto en Educación Ambiental, la Unión Internacional para la conservación de la naturaleza y el Consejo Internacional de asociaciones de la industria portuaria. La condición de Bandera Azul es concedida a las playas de más de 20 países de Europa, 4 de Oriente Próximo, 1 de Asia Oriental, 3 de África, 8 de América y 1 de Oceanía. Casi na, como diría aquel. Ahora toca mantenerlas y ampliarlas. Que así sea.


foto y escrito de

Pascual Rosser Limiñana

0 vistas